Domótica y Discapacidad

La discapacidad es una muestra más de la diversidad humana. Hay seres humanos altos, bajos, flacos, gordos y/o con discapacidad. Uno viene con un determinado traje a la vida, traje que incluso puede deteriorarse de manera más o menos rápida, y que puede estar a su vez más o menos en armonía con las capacidades de interacción con el entorno en el que se desarrolle nuestra existencia. Sin embargo, cada vida y cada traje son necesarios para la humanidad toda.

El desarrollo técnico y el ingenio del hombre permiten, a quienes se esfuerzan y disponen al tiempo de los recursos necesarios, de unas capacidades prácticamente limitadas al uso que se dé a la mente.


Domótica viene de domos, casa, y de telemática, conjunción a su vez de las palabras telecomunicaciones e informática. Así pues domótica viene a ser la ciencia o la técnica que posibilita el uso y el control de los elementos de uso cotidiano que conforman una casa o un hogar, a través de la informática y/o las telecomunicaciones.


Entre los elementos más comunes de una casa o de un hogar se encuentran los referidos a las infraestructuras y equipamientos de las telecomunicaciones: telefonía, televisión, Internet, Banda Ancha, electrodomésticos, etc. Hacerlos accesibles y usables es responsabilidad tanto del proyectista como del constructor.


Las personas con discapacidad sensorial y/o física suelen tener, en razón de las mismas, un conjunto de dificultades en su acceso al uso de las telecomunicaciones. De manera genérica se pueden resumir como sigue:


- Acceso a la información, a la formación y al soporte técnico informático y/o de telecomunicaciones especializado


- Acceso a Internet.


- Acceso a la TV Digital: subtitulado, acceso a la programación, al control remoto, audio descripción y al lenguaje de signos.


- En cuanto a personas sordas: compatibilidad de sistemas, centros de intermediación y videotelefonía de calidad.


- En cuanto al uso de teléfonos móviles: interferencias con audífonos, teclados dificultosos, pantallas y navegación.


- En cuanto al uso de los servicios telefónicos de uso público, incluidos los servicios de emergencia: dificultad de acceso.


- En cuanto a teléfonos y cabinas de uso público: dificultad de acceso (Fuente: UE)

No es lo mismo accesibilidad que usabilidad. El propio término lo indica. Una cosa puede ser accesible pero no usable, o al revés. Para una mejora tanto de la accesibilidad como de la usabilidad, es necesaria tanto la opinión del usuario como el análisis del experto. En la casa de un sordo es preciso tener en consideración cuanto pueda mejorar su resto auditivo, si lo tuviese (acondicionamiento acústico); en la casa del ciego es preciso considerar la mejor interacción de aquellos dispositivos que faciliten el manejo de los mismos a través de la voz. En la casa de la persona con movilidad reducida es preciso evitar las paredes y cables innecesarios.


Sin embargo, se da la paradoja de que a pesar de ser conscientes de la importancia de los factores humanos en el diseño o en el proyecto, pocas veces se toman realmente en serio. Existen servicios de tercera generación en telefonía móvil con dificultades de usabilidad. Así por ejemplo el servicio que ofrece el servicio UMTS de videoconferencia a 64 Kbit/s, se ha definido sin tener en cuenta la opinión de las personas sordas. Para las personas sordas una videoconferencia que les permita reconocerse, debe tener cuando menos 128 Kbit/s, siendo la óptima 256 kbit/s. Otro ejemplo claro, citado por Francisco Moreno de Ericsson en el 1er Seminario de Telecomunicaciones y Discapacidad, celebrado el 11 de Junio de 2004 y organizado por el COITT, es el del propio sistema utilizado por los nuevos terminales UMTS, con cámara y pantalla situadas en oposición. De esta manera como es obvio resulta imposible verse y filmarse a un tiempo. Pero esto naturalmente es una dificultad para todos y no sólo para las personas sordas. Es por ello que el diseño pensado en la discapacidad, siempre favorece a todos.
Comparte

HomeKit, la plataforma de Apple para controlar el hogar inteligente

Cuando nos imaginamos los hogares del futuro, uno de los elementos comunes presentes es el del dispositivo todo-en-uno que permite controlar todos los aparatos y sistemas de la vivienda, e incluso monitorizarlos mediante comandos por voz.

Leer más...

Un detector inteligente que avisa si se producen fugas de agua o congelación en tuberías

La compañía estadounidense especializada en tecnología para el hogar inteligente, Roost, conocida por haber desarrollado detectores y alarmas de humo, ha anunciado la disponibilidad de su detector inteligente de fugas de agua y de congelación: Roost Smart Water Leak and Freeze Detector.

Leer más...

ABB presenta la última versión del sistema de supervisión remota MyRemoteCare

ABB ha presentado la última versión de su solución de supervisión y diagnóstico a distancia MyRemoteCare, integrada en la gama digital ABB Ability, que recopila datos de campo que permiten a los ingenieros de mantenimiento y a los equipos de operaciones desplegar una supervisión remota y continua de los componentes y obtener información sobre el rendimiento.

Leer más...

Datos de Contacto

freeDôm
Calle General Moscardó, 3
Local G.
28020. Madrid.

T +34 91 828 19 73
freeDôm
Localízanos