La domótica y el ahorro de energía

Nuevos sistemas domésticos son capaces de encargarse de regular los aparatos de una vivienda para reducir sus consumos energéticos.

Las llaman casas inteligentes. Y es que en un hogar domótico se pueden controlar automáticamente, aunque también de forma manual, todos aquellos aparatos que utilizamos cada día: interruptores, aire acondicionado, equipos de música, televisión, lavadora, aspersores de riego e incluso la cafetera.

Pero esta tecnología no tiene por qué aplicarse de forma global en toda la vivienda. Es como en la decoración, se pueden instalar todos los dispositivos de una vez o ir montando una "casa inteligente" poco a poco, de acuerdo a las necesidades del momento y al presupuesto disponible. Se puede ir por partes o limitarse a algo tan sencillo como el control automático de las luces de algunas estancias y ciertos electrodomésticos.

Administración racional

La domótica consigue un ahorro de energía administrando racionalmente el funcionamiento de los aparatos. Una vivienda o edificio inteligente permite integrar la última tecnología y la más eficiente energéticamente, que además es segura y confortable. Puede decirse que es una unión de aplicaciones destinadas al ahorro y el confort gracias un control programado que puede ejercerse de manera remota.

Uno de los mayores beneficios que puede suponer el uso de una vivienda así para el usuario es, precisamente, el ahorro de energía, pero no hay que olvidar tampoco el incremento de la calidad de vida y de la seguridad.

Por lo general, los sistemas domóticos no se comercializan de forma genérica con las prestaciones básicas, excepto en algunos casos puntuales. Es el control de la iluminación una de las aplicaciones más requerida y su implementación resulta relativamente sencilla.

A distancia

Además, el control remoto beneficia no sólo al usuario sino que potencia el desarrollo de nuevos servicios en el hogar. Hoy ya es posible controlar cualquier propiedad domótica mediante Internet o mensajes SMS. La aplicación de las tecnologías de la información al hogar será un aspecto básico y crucial para distintos sectores:

- Iluminación: Gracias a unos sensores las luces se encienden sólo al entrar en las habitaciones. Un detector de presencia se encarga de encenderlas. También se podrá regular la intensidad de luz o encender a intervalos los diferentes interruptores de la casa. Por otro lado, la luz del porche, por ejemplo, puede programarse para permanecer encendida durante un espacio de tiempo determinado.

- Aparatos domésticos: La electrónica se ocupa de vigilar que máquinas como la lavadora o el lavavajillas funcionen cuando la tarifa energética es más reducida.

- Sistema de refrigeración: Se puede ejercer un control total sobre la climatización de la casa al poder regular la temperatura de cada estancia mediante la programación. Los nuevos dispositivos tienen también la opción de rebajar la temperatura interior si aumenta el calor en la calle. El control remoto permite regular el termostato a distancia con una sola llamada telefónica.

- Control de toldos, cortinas y persianas: Se puede actuar sobre estos elementos aun estando fuera del hogar para conseguir un mejor aprovechamiento de la luz y el calor del sol.

- Calefacción: Mediante un crono-termostato digital se activa la calefacción cuando la temperatura atmosférica esté por debajo de la prefijada. Si lo prefiere, el propietario tiene posibilidad de encender la calefacción con una llamada de teléfono mediante unos códigos, igual que de establecer la temperatura de cada habitación.

- Los equipos de audio y video cuentan con la más alta calidad para permitir al usuario poder disfrutar de sus pasiones y controlar sus ajustes en cualquier lugar de la casa.

- Jardín: La última tecnología en domótica para el jardín es el riego por sensores meteorológicos.

- Los sistemas de vigilancia y seguridad: Los más sofisticados sistemas de protección de la vivienda contra robo, catástrofes e incendios también pueden inteligentes. La notificación puede realizarse incluso a través del correo electrónico. Una cámara de televisión o una webcam permiten controlar un inmueble desde cualquier lugar del mundo. Con la video vigilancia remota se puede visualizar visualice un lugar desde un PC o PDA en cualquier navegador de Internet, incluso desde algunos teléfonos móviles. También se puede automatizar el accionamiento de rejas protectoras y cierres a las horas deseadas.

- Las personas dependientes pueden tener el control completo del hogar en sus manos y contar con sistemas de emergencia personal ante cualquier eventualidad.

Por último, existen unos sensores, llamados "medidores IP", que son los encargados de transmitir al sistema informático cuál es el consumo específico de cada una de las áreas de la vivienda o de los distintos equipos. De este modo, es posible conocer la distribución exacta del gasto para hacer frente a la ineficiencia energética. Pero, en una casa con sistemas de control y dispositivos electrónicos automáticos, el derroche ya no se producirá por olvidos ni negligencias.

evos sistemas domésticos son capaces de encargarse de regular los aparatos de una vivienda para reducir sus consumos energéticos.

Las llaman casas inteligentes. Y es que en un hogar domótico se pueden controlar automáticamente, aunque también de forma manual, todos aquellos aparatos que utilizamos cada día: interruptores, aire acondicionado, equipos de música, televisión, lavadora, aspersores de riego e incluso la cafetera.

Pero esta tecnología no tiene por qué aplicarse de forma global en toda la vivienda. Es como en la decoración, se pueden instalar todos los dispositivos de una vez o ir montando una "casa inteligente" poco a poco, de acuerdo a las necesidades del momento y al presupuesto disponible. Se puede ir por partes o limitarse a algo tan sencillo como el control automático de las luces de algunas estancias y ciertos electrodomésticos.

Administración racional

La domótica consigue un ahorro de energía administrando racionalmente el funcionamiento de los aparatos. Una vivienda o edificio inteligente permite integrar la última tecnología y la más eficiente energéticamente, que además es segura y confortable. Puede decirse que es una unión de aplicaciones destinadas al ahorro y el confort gracias un control programado que puede ejercerse de manera remota.

Uno de los mayores beneficios que puede suponer el uso de una vivienda así para el usuario es, precisamente, el ahorro de energía, pero no hay que olvidar tampoco el incremento de la calidad de vida y de la seguridad.

Por lo general, los sistemas domóticos no se comercializan de forma genérica con las prestaciones básicas, excepto en algunos casos puntuales. Es el control de la iluminación una de las aplicaciones más requerida y su implementación resulta relativamente sencilla.

A distancia

Además, el control remoto beneficia no sólo al usuario sino que potencia el desarrollo de nuevos servicios en el hogar. Hoy ya es posible controlar cualquier propiedad domótica mediante Internet o mensajes SMS. La aplicación de las tecnologías de la información al hogar será un aspecto básico y crucial para distintos sectores:

- Iluminación: Gracias a unos sensores las luces se encienden sólo al entrar en las habitaciones. Un detector de presencia se encarga de encenderlas. También se podrá regular la intensidad de luz o encender a intervalos los diferentes interruptores de la casa. Por otro lado, la luz del porche, por ejemplo, puede programarse para permanecer encendida durante un espacio de tiempo determinado.

- Aparatos domésticos: La electrónica se ocupa de vigilar que máquinas como la lavadora o el lavavajillas funcionen cuando la tarifa energética es más reducida.

- Sistema de refrigeración: Se puede ejercer un control total sobre la climatización de la casa al poder regular la temperatura de cada estancia mediante la programación. Los nuevos dispositivos tienen también la opción de rebajar la temperatura interior si aumenta el calor en la calle. El control remoto permite regular el termostato a distancia con una sola llamada telefónica.

- Control de toldos, cortinas y persianas: Se puede actuar sobre estos elementos aun estando fuera del hogar para conseguir un mejor aprovechamiento de la luz y el calor del sol.

- Calefacción: Mediante un crono-termostato digital se activa la calefacción cuando la temperatura atmosférica esté por debajo de la prefijada. Si lo prefiere, el propietario tiene posibilidad de encender la calefacción con una llamada de teléfono mediante unos códigos, igual que de establecer la temperatura de cada habitación.

- Los equipos de audio y video cuentan con la más alta calidad para permitir al usuario poder disfrutar de sus pasiones y controlar sus ajustes en cualquier lugar de la casa.

- Jardín: La última tecnología en domótica para el jardín es el riego por sensores meteorológicos.

- Los sistemas de vigilancia y seguridad: Los más sofisticados sistemas de protección de la vivienda contra robo, catástrofes e incendios también pueden inteligentes. La notificación puede realizarse incluso a través del correo electrónico. Una cámara de televisión o una webcam permiten controlar un inmueble desde cualquier lugar del mundo. Con la video vigilancia remota se puede visualizar visualice un lugar desde un PC o PDA en cualquier navegador de Internet, incluso desde algunos teléfonos móviles. También se puede automatizar el accionamiento de rejas protectoras y cierres a las horas deseadas.

- Las personas dependientes pueden tener el control completo del hogar en sus manos y contar con sistemas de emergencia personal ante cualquier eventualidad.

Por último, existen unos sensores, llamados "medidores IP", que son los encargados de transmitir al sistema informático cuál es el consumo específico de cada una de las áreas de la vivienda o de los distintos equipos. De este modo, es posible conocer la distribución exacta del gasto para hacer frente a la ineficiencia energética. Pero, en una casa con sistemas de control y dispositivos electrónicos automáticos, el derroche ya no se producirá por olvidos ni negligencias.

Comparte

HomeKit, la plataforma de Apple para controlar el hogar inteligente

Cuando nos imaginamos los hogares del futuro, uno de los elementos comunes presentes es el del dispositivo todo-en-uno que permite controlar todos los aparatos y sistemas de la vivienda, e incluso monitorizarlos mediante comandos por voz.

Leer más...

Un detector inteligente que avisa si se producen fugas de agua o congelación en tuberías

La compañía estadounidense especializada en tecnología para el hogar inteligente, Roost, conocida por haber desarrollado detectores y alarmas de humo, ha anunciado la disponibilidad de su detector inteligente de fugas de agua y de congelación: Roost Smart Water Leak and Freeze Detector.

Leer más...

ABB presenta la última versión del sistema de supervisión remota MyRemoteCare

ABB ha presentado la última versión de su solución de supervisión y diagnóstico a distancia MyRemoteCare, integrada en la gama digital ABB Ability, que recopila datos de campo que permiten a los ingenieros de mantenimiento y a los equipos de operaciones desplegar una supervisión remota y continua de los componentes y obtener información sobre el rendimiento.

Leer más...

Datos de Contacto

freeDôm
Calle General Moscardó, 3
Local G.
28020. Madrid.

T +34 91 828 19 73
freeDôm
Localízanos