Las ciudades del futuro, las smart cities

El término Smart City es como el término “sostenible”, “reciclable”, “economía circular”… Son palabras que se ponen de moda y comienzan a usarse por todas partes, aunque muchas veces sin ningún sentido.

Si se le pregunta a los políticos de cada ciudad, su municipio es una Smart City. A ver que político se atreve a decir que su ciudad no está a la vanguardia todas estas tendencias.

smart grids

 

Y cuando se le pregunta al político de turno que tiene su ciudad para ser considerada como Smart City, se abre un abanico casi infinito, según la imaginación que tenga el señor o señora, desde el hecho de tener Wifi en las bibliotecas, poder ver en un móvil el horario de los autobuses, tener un canal de Whatsapp para que los ciudadanos pongan quejas de elementos estropeados en la ciudad,… hasta tener carril bici, placas solares en el ayuntamiento o farolas que se apagan cuando nadie pasa por ese parque.

Pilares de una smart city

Según varios puntos de vista, una ciudad que quiera ser una Smart City debe asentarse en 6 pilares muy claros:

Así una ciudad ha de estar interconectada de tal forma que aquellos edificios o industrias que generen una determinada cantidad de energía, ya sea térmica o eléctrica, puedan cederlo a otros vecinos que lo necesiten.

Un ejemplo muy interesante de este tipo de cuestiones es el llamado district heating de San Sebastian, que será construido por la constructora San José. La idea es que una determinada industria que, por la razón que sea produce una gran cantidad de energía, pueda cederlo a otros vecinos que, por ejemplo, lo usen para calentar sus casas. Así, lo que a uno le sobra puede servir a otro. Este no es más que uno de los muchos ejemplos que podemos encontrar.

Un plan de movilidad sostenible

Otro de los elementos esenciales, serían los servicios públicos inteligentes, que permiten mejorar la experiencia del ciudadano al tiempo que se ahorra.

Pueden ser muy diversos, pero un ejemplo muy interesante lo encontramos en zonas de la ciudad que adaptan la intensidad y cantidad de su iluminación al hecho de que haya o no transeúntes que precisen de esa iluminación.

Así, por ejemplo, en un parque se establece una iluminación dada al llegar el anochecer pero a partir de media noche dicha iluminación desciende al 40% puesto que no hay nadie que precise de más luz.

Pero si alguien pasada esa hora atravesase el parque, un sensor lo detectaría y, automáticamente, la iluminación aumentaría al 100% hasta que la persona de que se trate haya abandonado el parque tras lo que volvería al 40%. Con una medida tan sencilla como esta se ahorra casi un 60% de la energía que se consume sin que suponga ningún menoscabo para los vecinos.

Obviamente en una ciudad que pretenda ser inteligente, la movilidad también ha de serlo. Así, desde la gestión del tráfico optimizando rutas según el nivel de ocupación a la información en directo de toda la red de transporte público, son múltiples los ejemplos que se están aplicando en ciudades para optimizar y mejorar un hecho tan crucial como el de poder moverse de la mejor forma posible por la ciudad.

Y está claro que ahí las nuevas tecnologías pueden ser muy buenos aliados.

Un planteamiento de impulso de los edificios inteligentes

Será importante contar con edificios inteligentes. Obviamente aquí hay que diferenciar entre los edificios ya existentes, en los que el reto supone rehabilitar dichos edificios para que mejoren sus características y comportamiento y los edificios nuevos. Donde ese edificio debe diseñarse como un elemento que minimice su impacto ambiental, regule el consumo de recursos, domótica. En definitiva, se adelante a los propios deseos de sus habitantes mejorando el confort y reduciendo el impacto económico y ambiental de dichos edificios.

Un parámetro de interconexión de la ciudad

Y, finalmente, todos los elementos anteriores tienen que darse en una ciudad interconectada. En el que desde cualquier punto los vecinos puedan interactuar con la propia ciudad tanto recibiendo la información o el servicio que precian como aportando información sobre cualquier incidente o necesidad.

Pero no pensemos que esa conexión es solamente mediante dispositivos electrónicos, que también, esa interconexión debe ser económica, haciendo que toda la comunidad apoye a que nadie se quede excluido, conectada ambientalmente de tal forma que todo se utilice de forma coherente y todo se integre en un sistema de economía circular real. Así, una ciudad conectada lo es digital, económica, ambiental y socialmente.

No olividemos que, como decía el arquitecto Jaime Lerner: la batalla de la sostenibilidad se ganará o se perderá en las ciudades. De ahí que este concepto de Smart City sea más importante de lo que a veces pensamos.”

 

 

 

Fuente: renovablesverdes.com

Comparte

El 5G no se limitará a tu celular, será el motor de las ciudades inteligentes y de los autos autónomos

Ciudades inteligentes impulsadas por el 5G, autos que no necesitan conductor y televisores que podrían ser una pared fueron las sensaciones del CES 2018 en Las Vegas.

Leer más...

Hospitales Inteligentes gracias a soluciones basadas en IoT

Los hospitales trabajan bajo una fuerte presión.

Leer más...

La vivienda eficiente como solución, tema central de la última edición de la revista corporativa de Jung

La página editorial de design&solutions, la revista corporativa de la filial española del fabricante europeo de material eléctrico, Jung, subraya la importancia de uno de los últimos lanzamientos de la marca, el sistema llave en mano “SD Solución Domótica”.
 

Datos de Contacto

freeDôm
Calle General Moscardó, 3
Local G.
28020. Madrid.

T +34 91 828 19 73
freeDôm
Localízanos